Quizás le haya pasado en alguna ocasión, que al circular el vehículo se le vaya hacia un lado y deba estar muy atento al sostener el volante. Cuando ese desvío por cuenta propia del coche se da, es señal de mala alineación del tren delantero, lo que es algo fácilmente solucionable en alguna tienda de neumáticos que ofrezca el servicio de alineación de ruedas y que disponga de la herramienta para ello.

La alineación de ruedas consiste en el ajuste de los ángulos de las ruedas, quedando paralelas entre ellas y de manera perpendicular al suelo. Si aun después de la alineación, el problema persiste, es necesario revisar otros factores que podrían estar influyendo, que son:

Balanceo de ruedas: cuando los neumáticos son fabricados, no siempre tienen tolerancias exactas, eso sucede porque una vez que el compuesto de goma se moldea sobre las fajas de refuerzo que dan forma redonda al neumático, este podría secarse de manera dispareja dejando así algunas partes más delgadas que otras. Eso hace que el neumático tenga áreas más livianas o más pesadas que otras.

Ese error puede corregirse con el balanceo, en el que los técnicos por medio de una maquinaria especial localizan cuales son las zonas de menor peso y colocan unas pesas de plomo en la llanta para equilibrar las diferencias. Después de este proceso debería estar resuelto el inconveniente.

Problemas mecánicos: que el coche se vaya de lado es uno de los problemas que puede presentar un vehículo después de haber sufrido una colisión, también es probable que sea por fallas en la suspensión sin que haya sido impactado. Una prueba mecánica realizada en los extremos de los ejes de la dirección podría detectar los componentes que estén desgastados.

Neumáticos gastados: cuando un neumático está desgastado de forma dispareja se genera lo que se conoce como tracción de neumático. Esto hace que las paredes laterales del neumático afecten la maniobrabilidad, lo que por cierto puede producirse por las condiciones en las que se guarde el coche. Cuando las ruedas se pudren, se crean pequeñas ranuras y parece que estuvieran fallas de presión aun estando bien infladas.

Este tipo de fallas no es conveniente dejarlas pasar por mucho tiempo, debido a que aumenta el riesgo de sufrir accidentes. Si no dispone de suficiente presupuesto para las reparaciones, podría valerse de piezas de segunda mano que son más baratas que las de una tienda común. No importa si requiere de un bmw despiece o de uno para Seat, Opel, Peugeot, etc., los desguaces generalmente tienen una amplia variedad que facilita que consiga lo que busca.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.