La gastromancia es una de las muchas formas de adivinar el futuro, en esta oportunidad es a través del estómago.

Es una técnica muy antigua donde se utiliza la comida o algo relacionado con la cocina para hacer las deducciones futuristas. A continuación, hacemos una reseña de lo que significa este término.

Lo que debes saber de la gastromancia.

El término de gastromancia también se le conoce como la magia del buen comer. Algunos restaurantes suelen utilizar la palabra como consigna. Existen dos formas de hacer la lectura del futuro por este método.

Este primer método consiste en colocar envase lleno de agua limpia con velas encendidas a su alrededor. El vidente llama a los espíritus mientras bate los recipientes; entonces los espíritus comienzan a dar respuestas con voz retumbante, pero desde el estómago del adivino.

Para el segundo método se necesitan antorchas, velas, vasos llenos de agua y una mujer embarazada. Se empieza encendiendo las antorchas, esto se hace en un lugar oscuro. Se colocan los vasos llenos de agua uno al lado del otro, y las velas encendidas detrás de los vasos.

Aquí se pide a la embarazada que observe las figuras que el reflejo del fuego hace en la superficie de los vasos de agua. La mujer embarazada va diciendo lo que ve y, tras interpretarlas, se obtienen las respuestas necesitadas.

También se le da el mismo nombre a otra forma de adivinar que consiste en interpretan los sonidos que se emiten cuando se arrojan pequeñas piedras en potes que contienen agua.

Orígenes de la gastromancia

Al parecer esta forma adivinatoria data desde los tiempos bíblicos, en el libro sagrado del génesis hacen referencia a esta. También se le conoce como lecanomancia

En la antigua Grecia existía un arte necromántica llamada “Gastromancia”, en la cual alguien normalmente un sacerdote, hablaba a través del estómago, y esa voz se atribuía a algún espíritu maligno.

Esta relación con las artes adivinatorias hizo que el término ventrílocuo estuviera ligado a temas esotéricos a lo largo de la historia y que, en algunos casos, se usará como sinónimo de “adivinador”.

Para finalizar, un claro ejemplo es el de las pitonisas, las sacerdotisas del dios Apolo que interpretaban el oráculo de Delfos o Euricles, famoso profeta griego que acuñó el término Euriclidianos para denominar a los adivinadores de aquella época.

Así que sí, las personas siempre hemos sentido curiosidad por saber qué va a pasar en el futuro.

Las formas de adivinación son muchas y, se han desarrollado desde la creación del universo. La gastromancia no escapa de todo esto, y siempre podrás encontrar para este arte a una buena vidente auténtica sin gabinete que te realice la lectura.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.