Todos los años pasa lo mismo, todos los años los negocios tienen un alto porcentaje en perdidas por los pequeños hurtos que se suceden en las tiendas ante la pasividad de los empleados, todos los años se comenten muchos robos que nos son denunciados por el pequeño valor de lo sustraído, pero que contabilizando todo junto supone un gran importe del que se tienen que hacer cargo los empresarios.

A estos pequeños hurtos debemos de sumar las estafas y los engaños a los que son sometidos dichos negocios, con lo que la cifra se eleva hasta cientos de miles de euros. La astucia de los amantes de lo ajeno no tiene límites y son capaces de engañar a cualquiera con solo mover las manos. Ante esta oleada de delincuencia muchos empresarios han buscado soluciones y se todos han instalado en sus tiendas maquina detectora de billes falsos, así son capaces de saber si los billetes que van a meter en sus cajas son válidos.

En estas fechas las ventas de todos los establecimientos suben ya que nos dejamos llevar por el consumismo, incluso empresas como el hiper embalaje ven como aumentan sus ventas precisamente por que compramos y enviamos regalos a cualquier parte. Son muchos los que viven fuera de España y los familiares cuando llegan estas fechas son los encargados de hacerles llegar los dulces típicos, una botella de un buen vino o un buen jamón con denominación de origen. Sea cual sea el detalle con el que van a avasallar a sus seres queridos debe de estar bien embalado e identificado por eso las ventas en empresas de paquetería y embalaje notan la llagada de la Navidad.

La Navidad es sinónimo de esperanza, de ilusión, de paz y amor y de robos, no hay negocio que no sufra las pérdidas que ocasionan las personas que entran a sus establecimientos a robar, al igual que los robos en la calle también sufren un gran impulso, la oleada masiva de robos de carteras y bolsos está asegurada, son muchos los carteristas que se centran en la aglomeraciones de gente para sustraer la cartera o el bolos de alguna persona incauta que no ha protegido suficientemente sus bienes, los tirones están a la orden del día.

Así llegamos a la conclusión de que la Navidad es el agosto para los ladrones, carteristas y estafadores que se aprovechan de las personas para perpetrar sus robos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *